Historia de Guadalajara

Historia de Guadalajara

¿Dispuestos a conocer la historia de Guadalajara? Se trata de una ciudad con un relevante peso histórico. Todos los pueblos que han pasado por la Península Ibérica han dejado huellas de su civilización y cultura en el territorio que actualmente ocupa la provincia guadalajareña. Desde los pueblos celtas a vestigios romanos pasando, por supuesto, por los visigodos y las huellas árabes.

La historia de Guadalajara previa a los árabes

En la actual provincia de Guadalajara hay constancia de la presencia de hombres prehistóricos en varios asentamientos. Al igual que también existe constancia del paso de pueblos celtíberos por este territorio, especialmente en la Edad del Hierro.

La civilización y cultura romana también dejaron huella en Guadalajara, con puentes, restos de ?villaes? y mosaicos. Más adelante, los visigodos no tuvieron mucha presencia, pero sí destaca el yacimiento arqueológico de Recópolis.

Wad-al-Hayara, Río de Piedras

De la cultura árabe cabe reseñar principalmente la toponimia de la ciudad. Wad-al-Hayara significa Río de Piedras. Guadalajara fue capital de la Marca Media de Al Andalus durante la dominación islámica, compartiendo este honor con Medinaceli.

La influencia islámica se observa en restos de algunas alcazabas, los trazos urbanos de algunos municipios y las puertas de algunos templos cristianos construidos por los mudéjares. La Iglesia Concatedral de Santa María es uno de los ejemplos más significativos.

A su vez, Guadalajara fue el hogar de importantes poetas, historiadores y geógrafos. Abu-Zacharia, Abdallah-ben-Ibrahim o Ahmed-ben-Schalaf, nacieron o vivieron en la ciudad.

1085, de dominio musulmán a cristiano

A finales del siglo XI, en el año 1085, el rey castellano Alfonso IV conquistó la ciudad, que había sido fundada por los musulmanes entre los siglos IX y X. El guerrero Alvar Fáñez de Minaya, compañero del Cid, fue quien lideró esta gesta.

Durante los siglos XII y XIII la ciudad y la provincia fueron repobladas con gentes procedentes del norte, principalmente vascos y navarros. También en esta época, hasta la derrota final islámica en las Navas de Tolosa, en 1212, se produjeron importantes batallas frente a almorávides y almohades.

En 1219, Fernando III concedió el fuero largo a la ciudad. Y durante el reinado de Alfonso X, hijo de Fernando III, se autorizaron ferias y mercados para reforzar el carácter comercial de Guadalajara.

A mediados del siglo XIV se instaló en la ciudad la familia Mendoza, una de las más importantes en la historia de Guadalajara, los duques del Infantado.

Siglo XVI, el auge de la ciudad

Los Mendoza recibieron el título de duques del Infantado en 1475. Unos años antes, en 1460, el rey Enrique IV otorgó el título de ciudad, asegurando su voto en cortes. Fue ya en el siglo XVI cuando la ciudad vivió una época de mucho esplendor.

En el Renacimiento aparecen nombres como el Marqués de Santillana o el Cardenal Mendoza. Un siglo más tarde, durante el XVII, los Mendoza trasladaron su sede a Madrid, y la despoblación supuso una importante amenaza para la ciudad.

Siglo XVIII, el peor momento histórico

A comienzos del siglo XVIII, durante la Guerra de Sucesión, Guadalajara fue saqueada. Felipe V consiguió evitar la catástrofe económica estableciendo la Real Fábrica de Paños, que sirvió de impulso hasta principios del siglo XIX. En este periodo la ciudad creció demográficamente.

Pero el cierre de la fábrica en 1822 sumado a los estragos que trajo consigo la Guerra de Independencia, llevó a Guadalajara a un nuevo estancamiento. En la segunda mitad del XIX, ya establecida como capital de provincia y sede administrativa, se recuperó parte de la población y se alcanzó cierto esplendor.

La historia de Guadalajara más contemporánea

El final del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX sirvió para que aparecieran en Guadalajara varios centros culturales y naciera una generación importante de profesores y escritores.

En la segunda mitad de siglo, tras la Guerra Civil, la dictadura y la entrada en democracia están marcadas por asentarse como un lugar de importancia en el área metropolitana de Madrid. No obstante, la mayor preocupación del presente es luchar contra la despoblación y alcanzar un crecimiento equilibrado.

También te puede interesar

NO VÁLIDA PARA FECHAS ESPECIALES