Yo también hablo de la vuelta a la Naturaleza, aunque esa vuelta no significa ir hacia atrás, sino hacia delante

Nietzsche
Información 618 290 656
Calendario
y Reservas
Ofertas 'Last Minute'

#133 Niños + Verano: una Ecuación no siempre sencilla

VERANO Y NIÑOS: LA ALEGRÍA DE VIVIR PLENAMENTE

     

Verano al fin. Tiempo de sol, de largas y cálidas noches, de baños de mar, de tardes al lado de la piscina...de relax y libertad.


¡Ah! Que tienes hijos pequeños...entonces habrá que matizar un poco ese plan:

Verano al fin. Tiempo de vigilante de piscina, untadora de cremas protectoras, ahuyentadora de mosquitos hipertrofiados y acarreadora de bolsas de playa capaces de abastecer un equipo del París-Dakar.

Si, el verano es un tiempo agotador si tienes hijos.

Pero también es un momento maravilloso para descubrir y disfrutar esa parte de la relación que durante el curso escolar queda aplastada entre deberes, academias y horarios de obligado cumplimiento. Aunque es verdad que, el cambio de rutina y la falta de obligaciones deja muchas horas del día libres para llenar. Y de forma eficiente, además, porque no hay nada peor que un niño aburrido para la armonía familiar. Y para la salud mental de los padres, también.

Para asegurar el bienestar que tú y tus niños necesitáis vamos a darte algunas pautas imprescindibles. Como si de un botiquín de emergencia se tratase.

1-Crea una rutina amable y sencilla pero constante, que a los niños les permita saber qué pueden esperar. Esto es muy importante sobre todo, al empezar el día. Seguramente, madrugarán más que tú, que estarás deseando recuperar alguna hora de sueño de las que has perdido durante el año. ¿Qué tal un ratito de dibus mientras tú te concedes ese privilegio? Si estableces bien los límites, ese ratito en el sofá, con el pijamita puesto aún y la tele bajita, les sabrá a gloria. Y a ti también.

2-Haced una pequeña tabla de responsabilidades para que cada uno sepa qué tareas tiene que realizar diariamente. Sentaos juntos y decidid qué hace cada cuál. Ten en cuenta la edad de cada niño y pon obligaciones fáciles de cumplir que no se queden solo en propósitos de primer día. Les hará sentirse capaces y orgullosos. Y a ti te echarán una manita.


                                                    Disfruta de tus hijos en Vacaciones


3-Rebaja tu nivel de expectativas: en el orden doméstico, en los horarios, en los menús y sobre todo en la armonía. Veinticuatro horas dan para muchas emociones infantiles. Asume los momentos de cansancio, aburrimiento e irritación de los pequeños como parte del lote. Vendrán y se irán como esas moscas molestas que también son parte del verano.

4-No te conviertas en una planificadora de actividades infantiles a tiempo completo. Los niños agradecerán tu compañía y tu atención y disfrutarán haciendo algunas cosas especiales contigo, pero no pretendas ser una constante fuente de diversión o enseñanza: acabarás agotada y tensa y ellos, entenderán las actividades como una obligación más.

5-El mayor privilegio de las vacaciones es la libertad: libertad de horarios (No, la playa no ser irá aunque llegues una hora más tarde); libertad para decidir si hacer algo o quedarse leyendo en la tumbona; libertad para recurrir a la ensalada y la pechuga o el filete un día más (y si añades patatas fritas, te ganas un puesto en el ranking de la mejor cocinera del verano para tus hijos); libertad para comer helados, acostarse tarde, quedarse en pijama un ratito más, asomarse a ver las estrellas cuando ya es muy tarde. Libertad para verles ser ellos mismos sin tantas directrices ni tareas.

6-Y si necesitas actividades para dentro de casa, recuerda siempre que todo lo que hagas debe ser placentero para ti también: no plantees actividades que no te apetezcan nada, que te obliguen a una logística que después se te haga cuesta arriba y te dejen recogiendo o limpiando cuando ya no puedes más, o tu buen humor desaparecerá en el momento menos apropiado. 

A partir de ahí déjate llevar y sé feliz con ellos: una tienda de campaña con sábanas bajo la mesa, unos polos de zumo de naranja, sombras en la pared al irse a dormir, jugar al escondite por la casa, juegos de mesa antiguos y modernos, cocinar juntos galletas, ensaladas de frutas o lo que quieran... leer juntos, inventar cuentos...¡Las posibilidades son infinitas!   

Organízate, se consciente del privilegio de disfrutar este tiempo con ellos y prepárate porque los niños son los maestros en el arte de vivir plenamente. Y si tú también lo consigues ¡el verano se te va a hacer tan corto...!
        
     
                                                    

Sin comentarios

Aún no se han publicado comentarios, ¡anímate y haz el primero!

Haz un comentario

Ya pertenecemos a la …

Ya pertenecemos a la Familia DOG VIVANT      Echa un vistazo a su WEB …

Ver más

Libro de visitas

Es la segunda vez que disfrutamos de La pizarra negra y ha vuelto a ser fantástico. La cas …

La casa rural fue como un regalo de la primavera en que la ocupamos. Estética, confortable …

Ver más

Este sitio web hace uso de cookies. Ver política de cookies Cerrar