Yo también hablo de la vuelta a la Naturaleza, aunque esa vuelta no significa ir hacia atrás, sino hacia delante

Nietzsche
Información 618 290 656
Calendario
y Reservas
Ofertas 'Last Minute'

#119 Entrevista a Alicia, de C.R. Al Viento del Ocejón

Entrevista a Alicia, de C.R. Al Viento del Ocejón


 Estamos en EL ESPINAR con ALICIA, propietaria de la Casa Rural Al Viento del Ocejón


-Antes de nada, ¿puedes explicarles a nuestros lectores dónde nos encontramos exactamente?

Nos encontramos en El Espinar, barrio de Campillo de Ranas en la ruta de los pueblos de la Arquitectura Negra de Guadalajara, llamados así por el material usado para la construcción, la pizarra, que ha mantenido a lo largo del tiempo un tipo de arquitectura popular muy peculiar.
Exactamente estamos en la Sierra del Ocejón, pico emblemático de Guadalajara, dentro del Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara.

-¿Cuándo arrancó Al Viento del Ocejón?  ¿Por qué un alojamiento rural?

La casa rural arranca como una idea para poder vivir en la Naturaleza. Empieza a forjarse sobre el año 2000. Junto con mi hermana, con la que he viajado mucho, comenzamos a tener la idea de cambiar los conceptos y la vida hasta ese momento. Si cuando teníamos un día libre salíamos huyendo de Madrid  ¿por qué no hacíamos lo contrario? Podemos vivir en el campo y visitar Madrid para disfrutar del ocio que una ciudad de ofrece sin los agobios de vivir en la ciudad.  
¿Que por qué un alojamiento rural? Sinceramente porque habíamos nacido y vivido en Madrid, no sabíamos mucho sobre la vida rural. Gestionar un alojamiento nos parecía que estaba dentro de nuestras posibilidades. Además éramos clientes habituales del turismo rural, nos gustaba. Nuestros trabajos en Madrid, que dejamos para venirnos aquí, eran muy diferentes, pero en los dos casos, habían sido de cara al público. El trato con la gente nos era familiar y agradable.

Casa Rural Al Viento del Ocejón

-¿Cuáles fueron los principales problemas a superar para comenzar?

En nuestro caso, el principal problema fue la construcción. Una vez decididas , nos costó mucho encontrar un terreno, pero después, por diversas circunstancias tardamos al menos 3 años en comenzar la construcción de la casa rural. 

Era el momento de la burbuja inmobiliaria previo a la crisis. Los constructores tenían todo el trabajo que querían y más, cobraban a precios altísimos y esta zona estaba aislada, era complicado que vinieran de otro sitio, además de la dificultad de poner la pizarra tal como se hacía por aquí.    

Nosotras éramos novatas y no conocíamos a nadie, porque venirnos al campo fue un salto al vacío. Así nos pusimos a finales del 2005, principios del 2006 que abrimos oficialmente Al Viento del Ocejón.

Unido a esto, tampoco había infraestructuras. La carretera era calamitosa, no teníamos telefonía ni televisión, ni por supuesto internet para poder promocionar y comercializar nuestro alojamiento. Sin embargo esto lo fuimos superando con cierto sentido del humor. Del negocio fuimos y seguimos aprendiendo, preguntando y compartiendo experiencias con otros compañeros.   

-Háblame un poco de lo que ofrecéis...

Ofrecemos una casa cómoda, acogedora, que procuramos cuidar con todo el esmero que somos capaces. Es una casa, tanto de alquiler íntegro como por habitaciones, aunque trabajamos más como casa de alquiler íntegro para grupos. Nos parece que es un buen lugar de reunión de amigos y familias.
Además de la casa, por supuesto, el gran valor es el entorno y la tranquilidad. Desconexión del estrés de la ciudad y conectar con la Naturaleza. Una cura de salud.
Como miembros de la Asociación Viajando por los Pueblos Negros, ofrecemos puntualmente actividades diversas que intentamos que pongan en valor el territorio y el turismo rural, tal como nosotros lo entendemos y nos gusta.

Salón de la Casa Rural Al Viento del Ocejón

-¿Qué tipología tienen vuestros clientes? ¿son similares todo el año?

Nuestros clientes son principalmente familias. Especialmente con el buen tiempo se juntan algunas parejas con niños que les sirve para no tener que estar tan pendientes de los críos y disfrutar los mayores. 

También vienen familias en las que se juntan abuelos, hijos y nietos. Es una forma de poder juntarse todos o de hacer alguna celebración. Y también grupos de amigos jóvenes o también ya de cierta edad que dejan a los hijos y se dedican un fin de semana, incluso jubilados que tienen la costumbre de juntarse cada cierto tiempo.

En algunas ocasiones vienen grupos que asisten a una boda, ya sabes la cantidad de bodas que se celebran por aquí. El principal cambio es, con el buen tiempo más niños y en el invierno más grupos de amigos.  

¿Os solicitan actividades deportivas y de ocio?

Los grupos, raramente solicitan actividades. En general vienen a pasar un fin de semana juntos. Incluso si viene un grupo de senderistas o con bicicletas, ellos ya se han organizado sus rutas. Las actividades las solicitan más los que no alquilan la casa completa, sobre todo, si justamente vienen varias personas.

¿Qué es lo más raro que os han pedido (cualquier cosa) unos clientes?

Lo más raro que hemos tenido, ha sido una pareja que alquiló toda la casa para ellos dos solos y sin pedir ni descuento. Después, a nosotras no nos han pedido cosas extrañas, algunos electrodomésticos especiales que no sueles tener en una casa rural y especialmente, pero no lo considero raro sino común, querer traerse colchones y meterse mogollón.

Alojamiento Rural en El Espinar Al Viento del Ocejón

¿Qué feedback tenéis de los clientes?

Tenemos algunos clientes muy fieles que repiten, pero sobre un cliente que viene una vez con un grupo y vuelve otra con su familia, a veces nos enteramos por casualidad. Lo que hacemos es enviar una felicitación navideña a los clientes de ese año y a los más fieles o que hemos mantenido una relación especial.    

Dime lo que más te gusta y lo que menos de un negocio como el vuestro...

Lo que más me gusta es que me da la oportunidad de vivir donde vivo. También poder transmitir a los clientes lo que puedo conocer de mi entorno. Si yo lo disfruto tanto, me parece que a los demás les tiene que gustar también. Esa labor de oficina de turismo, inexistente en la zona de los Pueblos Negros, es una de las cosas que más disfruto de mi trabajo y además noto una gran receptividad en los clientes.       
    
Lo que menos, lo difícil que es a veces vivir donde vivo. Seguimos con falta de infraestructuras y muchas exigencias administrativas para las pocas facilidades que dan. Por supuesto, no me gusta cuando alguien no sabe lo que es el turismo rural y me montan una fiesta sin control. Eso me pasaba al principio, pero ya no. Creo que en la página queda claro lo que ofrecemos.

Pues ha sido un placer Alicia, gracias por tu tiempo. Nos volvemos a ver pronto.
           
  

 >   >   >  Otras Entrevistas de interés:

   
 

Sin comentarios

Aún no se han publicado comentarios, ¡anímate y haz el primero!

Haz un comentario

Publicación en FACEBO …

Publicación en nuestra PÁGINA de FACEBOOK de la semana pasada... …

Ver más

Libro de visitas

Es la segunda vez que disfrutamos de La pizarra negra y ha vuelto a ser fantástico. La cas …

La casa rural fue como un regalo de la primavera en que la ocupamos. Estética, confortable …

Ver más

Este sitio web hace uso de cookies. Ver política de cookies Cerrar