Yo también hablo de la vuelta a la Naturaleza, aunque esa vuelta no significa ir hacia atrás, sino hacia delante

Nietzsche
Información 618 290 656
Calendario
y Reservas
Ofertas 'Last Minute'

#116 PROPÓSITOS PARA EL AÑO SEMI-NUEVO

PROPÓSITOS PARA EL AÑO SEMI-NUEVO


Ya ha pasado. 


Lo hemos dejado atrás de nuevo.


Y es como si nos quitásemos un peso de encima.


Porque, de una manera o de otra, poner en marcha un año recién estrenado es un gran esfuerzo. Nos empeñamos en comenzar Enero  llenos de proyectos de renovación, de cambios y de retos. Los dichosos propósitos de año nuevo.  

Y a priori no es una mala idea: crear un momento en el que mirar con ilusión la nueva etapa que inauguramos y llenarlo de expectativas e ilusiones que nos estimulen  y nos den ganas de emprender cambios positivos. 

Pero nuestras buenas intenciones requieren esfuerzo, tiempo y mantener esa actitud abierta y optimista

Y no solo eso. Quizá no elegimos bien el momento de planear tantos cambios, en los meses más fríos del año y económicamente, cargando con la inevitable cuesta de enero. Pero es que el peso psicológico del calendario que se exhibe ante nosotros nuevecito, provoca eso. Y quizá no sea del todo malo, ya que nos obliga, en cierta manera, a hacer una revisión personal.

Cumplir objetivos nos da mucha satisfacción

El problema es cuando estas decisiones se convierten en un peso que arrastramos. El hecho de no llevarlas a cabo se puede convertir en un molesto sentimiento de obligación pendiente o incluso de culpa.
  
Claro está que en realidad, es un problema menor: de la misma manera que decidimos emprender nuevos retos, podemos decidir no hacerlo. Posponerlos. Reorganizarlos. Cambiarlos. Son nuestras pequeñas decisiones y podemos usarlas como más felices nos hagan. 

Y como suele suceder, llega febrero y no hemos hecho aún nada de lo pensado. Estupendo: este es un momento tan perfecto como otro cualquiera para repasar prioridades y empezar otra vez.

Recargando las baterías.


Pero ¿cómo conseguir sacar adelante nuestras ideas de cambio? 

A veces, lo más difícil no es decidir qué hacer, sino cómo hacerlo y para evitarlo vamos a organizarnos un eficiente plan de actuación en varios pasos.

-Empezaremos por comprobar que disponemos de un componente imprescindible para emprender cualquier proyecto: energía vital. Las fechas, con el frío que ya está llegando al fin y los días aún demasiado cortos incitan a la melancolía… ¿de dónde sacamos entonces ese plus de energía? 

Conectándonos con el cargador más potente de que disponemos: la naturaleza. 

-Hacer una escapada rural puede ser un primer gran paso. Busca un lugar en el que el confort y el encanto se aúnen con un entorno natural que te permita buscar momentos de reconexión.

-Sé consciente del cambio de ritmo y disfrútalo. 

-Caminar por un terreno arbolado por ejemplo, nos ofrecerá armonía y paz. Respirar en ese entorno, olvidarte de las obligaciones y dejar que el tiempo transcurra de forma pausada te ayudará a que tu mente se coloque de forma natural en una postura más propicia a la creatividad.  

-Descubre parajes estimulantes, que te lleven de vuelta a lo básico, a lo esencial. Como los que puedes encontrar, por ejemplo, en la comarca de Guadalajara, en la Ruta de los Pueblos Negros. Una peculiar forma de construcción en la que la naturaleza incorpora la arquitectura humana a su propio tejido dotando al paisaje de una particular y única forma de magia. Empápate de ella, sorpréndete y llena tu cerebro de imágenes hermosas.

-Si puedes combinarlo todo eso, estarás en uno de esos lugares maravillosos que abundan en nuestro país, desde los que cualquier cosa parece posible y sencilla. Eres afortunado. Y además, ya estás realizando uno de tus propósitos. Buen comienzo.  

-Pero si no puedes hacerlo así no te desesperes: mira a tu alrededor y abre los ojos a lo que te rodea. A veces, nos volvemos ciegos de tanto ver. Concéntrate en esas pequeñas cosas hermosas que existen en cualquier lugar. Descúbrelas y disfrútalas.

Nuevos caminos


Después de esta limpieza mental estarás mucho más preparado para tomar decisiones. Prueba con estas sencillas pautas:

Primero pregúntate qué es lo que realmente te apetece hacer. Escoge una sola cosa, sin pensar aún en si es lo más sencillo o lo más conveniente.
Después ponte proactivo y busca las posibilidades de realizarlo que tienes a tu disposición.

Y hazlo. Sin más. Prueba y disfruta del intento. Y si no resulta ser como habías pensado, empieza de nuevo. Cada intento es una oportunidad de crecer, una posibilidad de diversión, de conocer a otras personas que quizá buscan lo mismo que tú… y como mínimo, una experiencia más que te enriquecerá de alguna manera.   

Si este intento se convierte en parte de tu vida, puedes ir incorporando otros de tus retos. Deja que lleguen, saboréalos y si te sientan bien, quédatelos. Llenarás tu vida de color o como mínimo, de muchas experiencias que contar.
   
¿No te parece suficiente aliciente?
   

Sin comentarios

Aún no se han publicado comentarios, ¡anímate y haz el primero!

Haz un comentario

Ya pertenecemos a la …

Ya pertenecemos a la Familia DOG VIVANT      Echa un vistazo a su WEB …

Ver más

Libro de visitas

Es la segunda vez que disfrutamos de La pizarra negra y ha vuelto a ser fantástico. La cas …

La casa rural fue como un regalo de la primavera en que la ocupamos. Estética, confortable …

Ver más

Este sitio web hace uso de cookies. Ver política de cookies Cerrar