Yo también hablo de la vuelta a la Naturaleza, aunque esa vuelta no significa ir hacia atrás, sino hacia delante

Nietzsche
Información 618 290 656
Calendario
y Reservas
Ofertas 'Last Minute'

#107 12 Consejos para disfrutar de tus hijos en Navidades

12 Consejos para disfrutar de tus hijos en Navidades

Formas de disfrutar de una Navidad con niños


Ya está aquí la navidad. La casa se ha llenado de adornos de colores alegres, de dulces y sobre todo de ilusión. Pero sobre todo, la casa se ha llenado de niños. Los pequeños están, al fin, de vacaciones. Y no son además, unas vacaciones cualquiera: las vacaciones de navidad tienen su propio carácter. Los niños se mueven alrededor de la promesa de Papá Noel o Los Reyes Magos, de los regalos, de las copiosas comidas y cenas navideñas, de las noches levantados hasta tarde… 

En resumen:  tenemos en la ecuación unos niños sobreexcitados, con muchas horas libres  y en muchos casos, unos padres que siguen trabajando y que tienen todo lo contrario: poco tiempo libre y la energía justa para terminar la jornada. Por eso, en algunas casas, navidad es tiempo de plegarias: “por favor…¡que se acaben ya las vacaciones!”.

Con este planteamiento, no es raro afrontar estas fechas con pocas ganas. Pero no tiene porqué ser así. Solo hay que tener a mano, algunas herramientas útiles para salir indemnes y felices de estas fiestas.


12 TRUCOS PARA PASAR UNA BUENA NAVIDAD EN FAMILIA


Para empezar, 2 consejos generales:

(1)-Olvídate de las escenas familiares idílicas que nos muestran las películas navideñas, con esos momentos perfectos adornando el árbol, por ejemplo. Cuando emprendas cualquier actividad, incluye en tus ingredientes, paciencia y tolerancia...en grandes dosis. Las riñas entre hermanos, las llantinas o los enfados son más que probables.  
Asúmelos, corrige, olvida…y colgad otro adorno.

(2)-Trata de que la rutina de los niños se altere lo menos posible. Si se acuestan muy tarde todos los días, comen a destiempo y demasiado azúcar, salen a visitar centros comerciales abarrotados, o eventos multitudinarios llenos de música altísima, luces brillantes, ruido… ¿de verdad esperas que se sienten tranquilamente en el sofá o se duerman cuanto toca? Eso es tan coherente como echar gasolina en un fuego y luego soplar para que se apague.
Aunque las suavices, trata de ofrecer a los niños unas rutinas saludables de sueño y alimentación… ¡verás qué bien ye sienta que ellos duerman bien!

A partir de aquí, disfrutar de ese tiempo extra con tus hijos, en una época más íntima y entrañable que el verano, es una oportunidad que no debes dejar escapar. Son muchos días y muchas horas libres y eso se traduce en la oportunidad de hacer con ellos actividades que se convertirán en momentos de oro para atesorar. Y además, con presupuesto de crisis. 

Aquí van algunas ideas:

1) El árbol de los deseos. Se realiza en cuanto empiezan las vacaciones o incluso antes. Es muy sencilla: Sentaos juntos con papeles de colores. Cada año, decide un motivo para recortar: estrellas, nubes, flores…elementos sencillos que se puedan recortar bien. La forma será la misma, pero cada miembro de la familia lo decorará a su manera por uno de los lados. En el otro tendrán que escribir (o pedirte que les escribas tú, si son pequeñitos) un deseo de navidad. Pero este deseo tiene dos normas: no se puede comprar y debe ser para compartir con la familia. Por ejemplo: Que mamá y papá jueguen conmigo a las casitas. 
Una vez terminados, los deseos se cuelgan del árbol.

2) Cumple los deseos del árbol: descubrirás lo que verdaderamente quieren tus hijos de ti en navidad y el resto de año. Verás qué es lo que más valoran. Generalmente, tiempo con vosotros.  Eso creará actividades, salidas especiales y juegos juntos.

3) Ayuda y anima a los niños a cumplir los deseos de los demás. Aprovecha para pedir esos detalles que te gustarían: un desayuno en la cama, que te preparen un buen baño de espuma…Ellos estarán encantados de hacer de reyes magos y tú disfrutarás de sus atenciones extra.

4) Dedícale un tiempo al día a volver a lo más elemental: desempolva el parchís o la oca y siéntate con tus hijos alrededor de la mesa. Sin prisa y sin más expectativas que ver quién se come a quién. En las jugueterías que apuestan por lo educativo ofrecen juegos de mesa muy económicos y sumamente divertidos. Para todas las edades y destrezas. Te vas a divertir. 

5) Convierte tu cocina en un laboratorio emocional: haz galletas con tus hijos. Encontrarás cientos de recetas sencillas en internet. Deja que experimenten, que metan las manos en la masa…literalmente, que descubran el placer de cocinar. Después cortadlas con formas divertidas. Valen los vasos y los moldes de las plastilinas previamente lavaditos, claro. Y al horno. Lo que viene después, ya te lo puedes imaginar: Una buena merendola a base de galletas caseras. 

Navidades en Familia
    

6 )También puedes aprovechar para hacer de las galletas un regalo para alguien especial. Reserva una parte para vosotros pero empaqueta el resto y ve con tus hijos a regalárselas a quien quieran: a los abuelos les encantará la sorpresa y tus hijos aprenderán el valor de compartir.

7) A la hora de comer, también puedes conseguir un rato especial. A veces, es la única época del año en que tienes la oportunidad de comer con tus hijos. Así que ¿qué te parece si por unos días buscas menús que te aseguren unos niños contentos delante del plato? Y una vez conseguido un buen ambiente,  propón temas de conversación que les interesen: qué harían si tuvieran una varita mágica, qué superpoder les gustaría tener, qué es lo que más les gusta/molesta del mundo…hazlo con humor y descubrirás grandes cosas de tus hijos. Y ellos de ti, porque tendrás que participar como uno más. 

8 )Los niños encerrados en casa, tienen un excedente de energía que se puede convertir en mal comportamiento. Si la tuya te alcanza, por un rato, convierte tu casa en un parque de juegos. El escondite es uno de los más sencillos y divertidos. Si además se esconden juntos los hermanos, les hará colaborar y conspirar juntos…contra ti. Relájate y vuelve a esconderte debajo de la cama. Eso sí: ¡prohibido aprovechar para quitar pelusas!
   
9) Procura que cada día salgan a jugar un rato a la calle. Un ambiente muy cargado crea malestar e irritabilidad. El parque, una pelota, la peonza,…imprescindibles.

10) Construye  un momento de paz: una peli de dibujos, unas palomitas, la mantita y el sofá y tendrás a tus niños entregados a ti durante 90 minutos. Por suerte la animación nos regala ahora joyas que merecen la pena a cualquier edad.

11) Los niños necesitan padres relajados y con ganas de disfrutar. Por eso, si educas en pareja o cuentas con alguna ayuda, aprovecha: regálate cada día un tiempo para ti. Sal a hacer lo que te guste durante un rato. O quédate mientras ellos salen. Pero sin obligaciones. Sin aprovechar para hacer la cena u ordenar, ni para hacer de paso, la compra. Y no caigas en el error de dejarles encargados de realizar alguna tarea mientras no estás, porque cuando vuelvas perderás todo tu relax averiguando qué pasó con ella. 

12) Piensa que cada navidad es irrepetible  y que los niños crecen a un ritmo vertiginoso. No desperdicies ni un minuto para ser feliz con ellos.   
         

         

Sin comentarios

Aún no se han publicado comentarios, ¡anímate y haz el primero!

Haz un comentario

Ya pertenecemos a la …

Ya pertenecemos a la Familia DOG VIVANT      Echa un vistazo a su WEB …

Ver más

Libro de visitas

Es la segunda vez que disfrutamos de La pizarra negra y ha vuelto a ser fantástico. La cas …

La casa rural fue como un regalo de la primavera en que la ocupamos. Estética, confortable …

Ver más

Este sitio web hace uso de cookies. Ver política de cookies Cerrar